martes, 22 de noviembre de 2016

Doce Hombres sin Piedad, Gustavo Pérez Puig

Doce hombres sin piedad fue un Estudio 1 que hizo TVE hace muchos años de un clásico del cine americano del mismo nombre. Para los que no sepáis lo que eran los Estudios 1, os aclaro que eran obras teatrales que se hacían en los platós de TVE, donde intervenían los grandes actores del teatro del momento. Yo oí hablar mucho de ellos y, quién sabe si no vi alguno que otro, ya que cuando se dejaron de emitir yo contaba con 9 años de edad; pero la verdad, que tampoco es una de las cosas que más recuerdo de la tele de mi infancia. 


Como de vez en cuando (y no con demasiada frecuencia, precisamente) repiten algún Estudio 1 que otro por TVE, vi éste de Doce hombres sin piedad, que me encantó, sin duda. Ya había visto la peli, así que tuve la oportunidad de poder ver los 2 productos y disfrutar con ellos. No recuerdo ni cuándo los vi (quiero recordar que vi ambos por la misma época) pero son de esas cosas que ves y que te quedan grabadas para siempre. Sobre todo la versión española, ya que conocía a la mayoría de los actores y así, me identifiqué mucho mejor con los personajes. 

Y, por estas cosas de la vida, hace unos días tuve la ocasión de volver a ver el Estudio 1 de este grandísimo y genial clásico. Todo fue porque estoy estudiando Habilidades Sociales donde vemos cómo funciona un grupo y esta película es un imprescindible (o un must como se dice ahora) cuando se estudia Psicología de grupos, ya que se ve claramente lo que es un grupo en todos los sentidos: quién es el líder, qué rol ocupan cada uno de sus miembros, cómo se relacionan entre ellos... Supongo que también será de gran interés para abogados, jueces y todo lo que tenga que ver con el mundo jurídico, puesto que trata de un jurado popular. Además, es un caso, donde parece ser que la investigación dejó mucho que desear.

El jurado lo forman 12 hombres (no había mujeres de aquella) muy diferentes entre sí, que no se conocen de nada y de los que nunca sabremos sus nombres (los conoceremos por el número de jurado que son). Tienen que dar el veredicto de inocencia o culpabilidad a un joven que es acusado de asesinar a su padre. Todo parece indicar que es culpable, pero cuando empiezan a tirar de la madeja... Ya os aviso de que puede haber algún spoiler que otro en la reseña, pero también es verdad que, en mi opinión, en esta película no pasa nada si sabemos más de la cuenta, ya que lo mejor, para mi gusto, es la interpretación de los actores, que dieron una lección magistral de representación teatral en todos los sentidos. Son de esas piezas que te hacen disfrutar, sin duda.  

Esta versión de la que voy a hablar fue dirigida por Gustavo Pérez Puig y para ello se rodeó de 12 los mejores actores de aquella época (fue en 1973) que al nombrarlos es como si diéramos una alineación de un “dream team” de los actores españoles del Siglo XX. De los 12 sólo queda uno, pero a muchos los recordaréis por haber trabajado asiduamente en la tele, cine o teatro o si no a ellos mismos, a alguno de sus descendientes, ya que, en algún caso, los hijos o incluso los nietos han seguido sus pasos.  


ARGUMENTO: 

La película empieza con una sala donde hay una mesa larga con 12 sillas y un policía que está ordenándola. Por una altavoz se oye la voz de un juez que pide al jurado popular que tiene dar un veredicto unánime ante un caso de asesinato de un chico joven que parece ser que mató a su padre. En el caso de no llegar a un acuerdo, tendrían que llamar a otro jurado. La sentencia de culpabilidad le llevaría al joven a la cámara de gas, por la que la responsabilidad de los hombres es mucha. 


A continuación llegan los 12 miembros que pasan a la sala. Como os decía al principio, nunca conoceremos cómo se llaman y serán el Jurado 1, el 2, el 3... así hasta el 12. En la sala hace mucho calor (no recomiendo ver esta película en verano ya que la atmósfera puede llegar a ser muy agobiante) y tras tomar sitio deciden votar a mano alzada lo que les parece. Todos votan culpable menos 1 (el jurado número 8) ya que no acabó de ver muy claro que lo fuera y, ante la duda y viendo cómo sería su final, decide darle un margen de confianza. Todos se le echan encima pero él empieza a analizar todos los puntos claves de la investigación y trata de convencerlos uno por uno a los 11 restantes de que nada era tan obvio como parecía en principio. 


Para hablaros mejor del argumento, voy a hacerlo a través de sus 12 componentes:  
  

- Jurado Número 1 (Jesús Puente): Es el presidente del jurado pero su papel pasa bastante desapercibido, en parte, ya que casi no interviene en las discusiones y se limitará, prácticamente a decir su veredicto. Jesús Puente protagonizó infinitas películas y obras de teatro, pero los de la Generación E.G.B lo recordaremos, sobre todo, por presentar programas de TV como Su media naranja o Lo que necesitas es amor
 
 
 - Jurado Número 2 (Pedro Osinaga): Interviene poco y no será nada polémico. Es el único actor de los 12 que sigue vivo y al que recuerdo por presentar un programa en TVE cuando era pequeña. También lo vi haciendo teatro, ya que es un imprescindible de nuestras tablas. 





- Jurado Número 3 (José Bódalo): Es uno de los protagonistas, ya que se tomará el caso como algo personal ya que tiene un problema familiar que se lo hará recordar. Para él es culpable de todas, todas y nada ni nadie le hará cambiar. José Bódalo falleció en 1985 y era un asiduo de los Estudios 1 y del teatro de aquella época. Fue considerado como uno de los grandes actores españoles de todos los tiempos. Aquí hace de un hombre cabezón, de fuerte carácter y con un drama a sus espaldas que poco a poco iremos conociendo. 


- Jurado Número 4 (Luis Prendes): Es un hombre tranquilo que no se sobresalta por nada y ni si quiera suda en un sala donde hace un calor horroroso. Casi de casualidad será el que dará la clave con el testimonio de un testigo. Luis Prendes también hizo teatro y Estudios 1 y era hermano de Mari Carmen Prendes, a la que recuerdo en el cine y en series de TV.  

 

- Jurado Número 5 (Manuel Alexandre): Es un hombre afable que, como el presunto asesino, también vivió en un barrio conflictivo cuando era pequeño, lo que le hará comprender mejor al muchacho y darse cuenta de lo que puede pasar por su mente. A este actor muchos lo recordaremos por ser Don Matías, aquel profesor entrañable de las películas de Parchís. También intervino, entre otras, en Amanece que no es poco y ¿Y tú quién eres? (con la que lloré al final como una bendita). 


- Jurado Número 6 (Antonio Casal): Es un obrero con la autoestima un poco baja que no está acostumbrado a tomar decisiones. Es padre de María Casal, conocida actriz que salió en series como Hospital Central o Lo que se avecina

 

Jurado Número 7 (Sancho Gracia): Será uno de los miembros con más protagonismo, ya que interviene casi todo el tiempo. Desde el principio tiene claro que él lo que quiere es llegar a un acuerdo cuanto antes ya que lo que de verdad le importa es ir al partido de béisbol que se juega esa noche en su ciudad. Es el típico “tocapelotas” que lo que hace es incordiar todo el tiempo ya que, en realidad, no le interesa nada ese caso. Sancho Gracia no necesita casi ni presentación ya que fue uno de los mejores actores de los últimos tiempos y que pasó a la historia, sobre todo, por su papel en Curro Jiménez, una de las series más recordadas de TVE. También lo recuerdo por sus papeles en La Comunidad o haciendo de El Jarabo en La Huella del Crimen. Ahora es su hijo, Rodolfo Sancho, el que sigue sus pasos y que ha tenido enorme éxito en series como Isabel (haciendo de Fernando, El Católico) o El ministerio del tiempo (que está llamada a pasar a la historia de las series como en su día lo hizo Curro Jiménez ). 








- Jurado Número 8 (José María Rodero): Este es el miembro que tiene más protagonismo y, además, fue el que más me gustó de todos, por lo que va a ser del que más voy a hablar. Es el primero que dice que es inocente ya que a él no le quedó nada clara la reconstrucción de los hechos que parecía indicar que el acusado era culpable sin lugar a dudas. Es un hombre algo frío, responsable y de ideas fijas y como es el único que dice, al principio, que no es culpable, eso le conllevará ser la “oveja negra” del grupo. Sin embargo, lejos de dejarse llevar por la mayoría decide analizar minuciosamente cómo fueron los hechos (o al menos cómo se dijeron que fueron). Enseguida, se empieza a poner en duda el testimonio del testigo que vive en el piso de arriba del asesinado. Tampoco parece fiable cómo clavó la navaja el joven y, aunque su coartada tenía flecos sueltos, para este jurado, eso no es motivo para que no fuera verdad. Poco a poco, va convenciendo al resto de miembros ya que empieza a quedar claro que la investigación fue de lo más chapucera. De verdad que el actor me encantó desde el principio y lo bueno de todo es que no sabía ni quién era y cuando vi que era José María Rodero entendí porque siempre será uno de los mejores actores españoles de todos los tiempos. Fue un actor que no sé si vi ya que cuando murió (en 1991) yo era todavía muy joven y se me escapó y si lo vi alguna vez no lo recuerdo. Sólo me acuerdo de su muerte y de cómo lo alabaron en todos los sitios, así que el hecho de no reconocerlo fue mejor para que mi valoración sea totalmente limpia, ya que si ya sé de antemano quién es y que tenía fama de ser el mejor, quizá me hubiera dejado llevar más por su fama. Es un actor que se come la pantalla y que, al menos aquí, dio una lección de interpretación en todos los sentidos. No digo que se comiera a sus compañeros, ya que todos están a su altura, pero que él fuera el protagonista hizo que saliera en casi todos los planos de la película y que su intervención fuera totalmente inolvidable.  Por cierto, que José María Rodero nació el mismo día que yo (un 26 de diciembre) pero algunos años más atrás, claro. No sé a vosotros, pero cuando veo que un famoso nació el mismo día que yo, hace que me sienta más identificada con él.  

- Jurado 9 (Carlos Lemos): No es de los que más intervienen pero sus testimonios serán de vital importancia. Enseguida se une al jurado número 8 y apuesta por la inocencia del acusado. Al final será el que de con la última clave para que quede todo claro. Carlos Lemos fue hijo y nieto de actores y según leí en wikipedia hizo innumerables obras de teatro. Su hermana, Lola Lemos, fue una conocida actriz, que vi en la la serie de El Fary, Menudo es mi padre, que hace años echaban en Antena 3.  



- Jurado 10 (Ismael Merlo): Tiene mucho protagonismo y se dejará llevar, sobre todo, por los prejuicios, ya que el acusado procede de un barrio marginal y para él, está todo dicho sobre el susodicho. Tiene un fuerte constipado lo que unido al excesivo calor que hace en la sala (luego os hablaré de ello) hace que esté todo el tiempo con el pañuelo y de muy mal humor en todos los sentidos. Es bastante maleducado e insoportable y muchas veces acude a la violencia si no le gusta algo. Ismael Merlo murió siendo yo pequeña, así que tampoco pude disfrutar de él. Como todos sus compañeros hizo muchas obras de teatro y también cine y TV. Su hija, Luisa Merlo, también es actriz (recientemente la vi en Aquí no hay quién viva) y, por tanto, es abuelo de Amparo Larrañaga y de Luis Merlo (el inolvidable Mauri de Aquí no hay quién viva, donde la que hace de su madre es, precisamente, su madre real).  


- Jurado 11 (Fernando Delgado): Es un personaje que me encantó, ya que, aunque no interviene demasiado, siempre que lo hace es para, de una forma pausada, dar su opinión de una manera totalmente sensata. Fernando Delgado, a parte de hacer teatro, también intervino en películas como Plácido o en series como Colegio Mayor (que ya nadie recuerda, desgraciadamente) u Hostal Royal Manzanares


- Jurado 12 (Rafael Alonso): Es el típico miembro que anda algo abstraído y a su bola y cambia de opinión varías veces. Este actor, aparte de hacer teatro, intervino en películas como Amanece que no es poco (ya película de culto, como no), La escopeta nacional o El abuelo, que fue su última película, ya que falleció a los pocos meses ganado el Goya a título póstumo. También en series como Hostal Royal Manzanares y otras de los años 80 como Su media naranja, que no fueron muy recordadas.  



OPINION PERSONAL:  

Es evidente que esta obra me encanta, tanto la película como el recordado Estudio 1, que supongo que en España se ha visto más que la película original, que también me gustó, lo que pasa que la tengo muy olvidada, ya que, como os decía al principio, la versión española se me grabó más al ser interpretada por actores que conocía (aunque por razones de edad, no los había visto a todos actuar). 

No sé muy bien en qué se inspiró el guionista para escribir esta historia pero tiene pinta de que sabía de Psicología de grupos, ya que están todos los roles representados (el líder, el reductor de tensiones, el armonizador, el que organiza, el pasivo,el manipulador, el alentador...) y además se ve claramente la evolución de un grupo de personas. De hecho, como os comentaba al principio, todo el mundo que estudia sobre este tema, la tiene que ver sí o sí. 

El hecho de haberse rodeado el director de los mejores actores de aquella época, hace que te metas en la acción sin ni si quiera notarlo. Llega un momento en que piensas que estás dentro de esa agobiante sala donde sólo pueden calmar su sed con un poco de agua y en donde ni si quiera hay un ventilador en condiciones. Reitero lo de no ver la película con mucho calor ya que empatizaríamos demasiado con los personajes. 

Y, por supuesto, es de enorme interés para todas las personas que tengan que ver con el mundo del derecho al tratarse de un Jurado Popular. En este sentido sólo conozco este tipo de jurados por una novela llamada El Jurado de John Grisham que leí hace ya tiempo y que mientras lo leía rezaba para no tener que pertenecer nunca a ninguno ya que me pareció de lo más aburrido y de lo más agobiante (en esta película también me lo pareció con aquella aséptica sala y ese calor axfisiante). Hasta donde llego, me da que ahora los jurados funcionan de manera diferente, ya que aquí parecer ser que los miembros no estaban recluidos y podían salir a la calle mientras el juicio tenía lugar.  




 


Toda la acción de la película transcurre en la sala donde los miembros se sientan a deliberar y en 1 ó 2 secuencias veremos el baño, que es donde acuden a descansar y a cambiar alguna impresión que otra. A través de los 12 componentes, iremos conociendo cómo fueron los hechos a modo de rompecabezas. No se puede decir que sea un thriller ya que para eso necesitaría más acción, pero al final se logra este efecto, dado el interés que tiene y como poco a poco se va desmontando lo que parecía que estaba montado... Si fuera un novela, sería muy interesante, no creáis que no lo pensé: que a través de los diálogos de los personajes, el lector fuera conociendo los entresijos de la trama. Sería una novela de esas que te bebes en un par de sentadas, sin duda. 
 
 
EL JURADO: VERSION ESPAÑOLA TEATRAL: 
 
Y, por cosas de la vida, en mi ciudad unos días después hubo una representación teatral que está girando por todos los teatros de España y que está basada en esta película. En ella aparecen actores muy conocidos por el público como son: Canco Rodríguez (que actualmente concursa en Tu Cara Me Suena ), Víctor Clavijo, Isabel Ordaz o Pepón Nieto. Aquí el veredicto gira en torno a un político acusado de corrupción ¿os suena de algo? Me dio mucha pena no poder ir pero según leí, la mesa iba girando todo el tiempo para que el público pudiera ver a todos los personajes y que en la obra aparecen roles muy actuales en este país como un fanático del fútbol, una emigrante o una limpiadora con un hijo en paro.


 

 CONCLUSION: 

Ni que decir tiene que recomiendo esta joya sin dudarlo y, además, es fácil, ya que el vídeo está disponible en You-Tube y en la página de RTVE. Sé de gente que tiene miedo, ya que es en blanco y negro (lo que puede dar equivoco a que el producto es aburrido) y muchos actores no son conocidos por haberse ido hace tiempo, pero luego a todo el mundo le encanta. Es una auténtica pieza de museo con elenco de actores irrepetible y que no decepciona a nadie. IMPRESCINDIBLE.
 

lunes, 14 de noviembre de 2016

Canción para hoy: First we take Manhattan-Leonard Cohen

El pasado viernes fallecía Leonard Cohen, un poeta que también fue cantante. Yo lo conocí cuando tenía como 14 años o así con esta canción que no paraba de escuchar en aquella época (tenía grabado el vídeo en cinta de VHS y todo). Hay quien decía que se aburría con él, pero yo siempre digo que me gusta más que Bob Dylan (el reciente Premio Nobel no exento de polémica). Yo siento que me inoptiza cada vez que lo escucho.

Espero que os guste. Por cierto, tengo pendiente subir una reseña del último libro que leí, así que espero hacerlo en cuento encuentre un hueco. Ahora tengo un poco abandonada la lectura con tanta clase y examen, pero volveré. Besos!


They sentenced me to twenty years of boredom
For trying to change the system from within
I'm coming now I'm coming to reward them
First we take Manhattan, then we take Berlin

I'm guided by a signal in the heavens
I'm guided by this birthmark on my skin
I'm guided by the beauty of our weapons
First we take Manhattan, then we take Berlin

I'd really like to live beside you, baby
I love your body and your spirit and your clothes
But you see that line there moving through the station?
I told you I told you I told you I was one of those

You loved me as a loser
But now you're worried that I just might win
You know the way to stop me
But you don't have the discipline
How many nights I prayed for this:
to let my work begin
First we take Manhattan, then we take Berlin

I don't like your fashion business, mister
And I don't like these drugs
that keep you thin
I don't like what happened to your sister
First we take Manhattan, then we take Berlin

And thank you for those items that you sent me
The monkey and the plywood violin
I practiced every night and now I'm ready
First we take Manhattan, then we take Berlin

Remember me, I used to live for music
Remember me,
I brought your groceries in
It's Father's Day and everybody's wounded
First we take Manhattan, then we take Berlin

lunes, 3 de octubre de 2016

Yo Soy Tremendo-Rocky Roberts

Hace poco tuve una reunión familiar y cuando estábamos las primas juntas de cachondeo, empezámos -sin saber por qué- a cantar esta canción. Yo la conocía por Sergio Dalma pero han sido muchos grupos los que la versionaron con algunas diferencias en la letra. De hecho yo sabía una versión diferente a la que cantaba mi prima. La que os dejo es la que sé yo y es la que la canta Rocky Roberts. No sé si será el cantante original pero también la tiene en italiano y se titula Sono Tremendo. Espero que os guste y Feliz Semana. 




Con todas las muchachas yo soy tremendo,
las beso cuando quiero y estoy contento,
ninguna se resiste pero me rindo
con una como tú.

Pienso cuando te veo,
si al estar contigo yo estoy perdiendo 
con mi reputación de que soy tremendo,
no sé qué voy a hacer.

Desde que te conocí
no me puedo convencer 
pero ya sé lo que pasó
y es que eres más tremenda tú que yo.

Con todas las muchachas yo soy tremendo,
las beso cuando quiero y estoy contento,
ninguna se resiste pero me rindo
con una como tú.

Desde que te conocí
no me puede convencer,
pero ya sé lo que pasó 
que eres más tremenda tú que yo.

Con todas las muchachas yo soy tremendo,
las beso cuando quiero y estoy contento,
ninguna se resiste pero no puedo
con una como tú.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Canción para hoy: El chacacha del tren-El Consorcio

Debe ser que como hace poco tuve boda, pero el caso es que tengo muy presente las canciones que suelen sonar en los bailes posteriores a la cena. Una de estas canciones es, precisamente, El chacacha del tren que hace unos años rescató El Consorcio, que estaban compuestos por parte del grupo Mocedades más Sergio y Estibaliz (ahora falta Sergio que nos dejó el año pasado desgraciadamente). Es una canción con una letra un tanto subida de tono jejeje... pero que viene muy bien para bailes populares donde se busca diversión. 



Y, de verdad, desde que Martes y 13 parodiaron esta canción una Nochevieja de hace años, es imprescindible no asociarla con aquella imitación. Tanto gustaron que hasta la propia Amaya empezó a decir aquello de "fijate" después de decir lo de "A Lisboa en tren de lujo yo viajaba". Recuerdo que cuando lo vi, pensé que eran imaginaciones mías, pero un día Millán se encargó de aclarar que Amaya lo dijo de verdad y hasta se lo hizo saber a él. Vamos, que te imiten Martes y 13 significa que inmortalicen tus actuaciones. Así que os dejo tanto la canción como aquella imitación. Espero que os guste. 


 

A Lisboa en tren de lujo yo viajaba
y a mí lado muy galante un portugués
al momento un gran amor me declaraba
a mayor velocidad
que nos llevaba aquel exprés.

Al compás del chacachá
del chacachá del tren:
¡Que gusto da viajar
cuando se va en el tren!
pués parece que el amor
con su dulzón vaivén
produce más calor
que el chacachá del tren.

Al regreso de la tierra de los fados
muy atento y muy cumplido el revisor
el billete me picó moito obrigado
declarándome que estaba
muertecito por mi amor.

Al compás del chacachá
del chacachá del tren:
¡Que gusto da viajar
cuando se va en el tren!
pués parece que el amor
con su dulzón vaivén
produce más calor
que el chacachá del tren.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Reseña: Sangre de Barro de Maribel Medina


Título: Sangre de Barro 
Autor: Maribel Medina 
Nº de Páginas: 392
Año de Publicación: 2014
ISBN: 978-84-15893-24-0


SINOPSIS:  

Cuando la doctora forense Laura Terraux recibe en el instituto de patología de Chablais, Suiza, el quinto cadáver de una joven atleta procedente del centro de alto rendimiento de Les Diablerets, empieza a sospechar que algo siniestro se esconde detrás de esta sucesión de muertes. Janik Toledo, un joven corredor del centro, devastado por el repentino fallecimiento de la chica a la que amaba, deberá tomar la decisión más difícil de su vida. ¿Qué precio está dispuesto a pagar para triunfar? Thomas Connors, un atractivo agente de la Interpol con un pasado misterioso, se embarcará junto a Laura en una peligrosa investigación sobre el dopaje en el deporte de élite, un mundo opaco y mucho más turbio de lo que jamás hubiesen imaginado.


MARIBEL MEDINA, LA AUTORA: 
 
Maribel Medina (Pamplona, 1969) trabajó para diversas editoriales y fue profesora de matemáticas antes de dedicarse por completo a la escritura y la filantropía. Es la fundadora de la ONG Women’s Time, cuyo lema es «Mujer + Educación = Desarrollo». Sangre intocable es su segunda novela, en la que retoma los personajes de su primer libro, Sangre de barro.


IMPRESIONES:  
  

Tenía previsto leer este libro cuando se publicó (hace 2 años) pero entre unas lecturas y otras, al final lo aparqué y no me volví a acordar más de él. Pero como este verano fueron las Olimpiadas y esta novela está ambientada en el mundo del deporte, me decidí a leerlo. Sabia por las reseñas que había leído que dejaba en muy mal lugar este mundillo y que si lo leías, no te volvías a creer la mayoría de las hazañas de los atletas. Y, bueno, algo sabía ya y el libro no me ha descubierto nada que no supiera en ese sentido, ya que muchos deportistas han estado en el punto de mira por supuestos casos de dopaje y hasta se les retiró muchos de sus éxitos. 
 
En Sangre de Barro 5 chicas mueren mientras dormían. Las muertes se producen en un breve espacio de tiempo y todas ellas son jóvenes y deportistas. No se encontraron signos de violencia y todo parece indicar que son muertes súbitas sin más. Pero es demasiada conciencia que todas ellas mueran así sin más y que todas pertenezcan al mismo sector, así que todo parece indicar que detrás de estas muertes hay algo más. 
  
La verdad que una novela de estas características ambientada en el mundo del deporte no es muy usual que digamos, ya que, al menos que yo recuerde, no sé de una novela de intriga con el mundo del deporte como telón de fondo. Aunque es cierto que este mundillo, en apariencia tan sano y blanco, ha dado lugar a grandes escándalos como los que os comentaba arriba y que están relacionados con el dopaje u otros en los que ciertos entrenadores fueron puestos en el punto de mira por comportamientos poco ortodoxos con sus discípulos. Así que, parece ser que es un mundo poco aprovechado en la ficción. 


Sangre de Barro está ambientado en una especie de Centro de Alto Rendimiento ubicado en Suiza y que no existe en la realidad. Ya sabéis que estos centros son como residencias donde deportistas de élite de todas las disciplinas viven y entrenan ya que cuentan con unas excelentes instalaciones y entrenadores para poder desarrollar sus deportes y llegar a lo más alto. 

 
En este sentido, se nota que la autora conoce perfectamente este mundo del deporte de élite, ya que su marido perteneció a él. No me suena su nombre pero, al parecer, corrió al lado de otros grandes como Fermín Cacho o Abel Antón y conoció muy cerca como el dopaje puede llegar a un gran atleta de la manera más fácil y que, al final, éste se ve prácticamente obligado a aceptar. Es decir, que llega un momento que el deportista ya no puede llegar a más pero sus entrenadores, patrocinadores y demás le obligan a batir esa marca al precio que sea. Y sí, hay controles pero existen medios para que el dopaje no sea detectado en un simple análisis. Y quién sabe que sí se detecta, algunos casos se silencian. Vamos, que si lees este libro o empiezas a indagar un poco en la parte oculta del deporte, empiezas a descubrir cosas muy al estilo de cuando te enteras que Jesucristo tuvo una prole de hijos y estuvo casado con María Magdalena. Un fraude, vamos. Y si no recordar que la retirada de Indurain coincidió con los análisis en sangre en lugar de orina (hay quien afirma que en los 2 últimos tours acudió al dopaje) o como Contador tuvo que echar la culpa a un filete al ser pillado en un renuncio. De verdad que si nos ponemos a recordar este tipo de escándalos no acabaríamos pero, sobre todo, en deportes donde la disciplina se basa en el esfuerzo físico del deportista, el dopaje está demasiado presente y, al final, tienen que quitar muchas medallas por este motivo. Un peronaje de la novela se enfrenta al dilema de si aceptar o no pasar por el aro y acudir a esa trampa, que va en contra de sus principios éticos incluso. Pero hasta le dicen que ya casi no tendría que entrenar, que con unos cuantos pinchazos, va a ser el mejor del mundo.

También en el libro habla de la revolución tecnológica que hubo en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y que provocó que se batieran múltiples récords en muchas disciplinas, como el famoso bañador de Michael Phelps que costó un pastizal y que le hacía deslizarse mucho mejor por el agua y nadar más rápido. Este tipo de tecnologías se prohibieron porque es una especie de “dopaje” al facilitar al deportista llegar más alto todavía. Pero en las pasadas olimpiadas dicho nadador acudía a unas practicas de vasos en la espalda para sacarle sangre que también fueron puestas en entredicho. ¿Dónde está el límite entonces? 
  
La investigación de las muertes de las deportistas corre a cargo de una pareja un tanto peculiar. Por un lado está Thomas, que es policía de la Interpol pero más centrado en labores administrativas y, por otro, Laura, una médico forense. 
  
La pareja me pareció de lo más atractiva y no me extrañaría que la autora escribiese más novelas con ellos como protagonistas. Thomas, al principio es frío y no quiere compromisos de ningún tipo hasta que se encuentra con su ex novia y esto le hace cambiar en todos los sentidos. Y Laura es una mujer que tiene muy claro qué es lo que quiere. Ambos están perfectamente dibujados y muy bien definidos. No son los típicos investigadores que encontramos en este tipo de novelas, lo que le hace más original si cabe. 
 
En la novela no hay muchos personajes y, además de la pareja protagonista, aparece el deportista que os comentaba antes que se tiene que enfrentar a si quiere aceptar o no acudir a las trampas para ganar y algunos miembros de la mafia del deporte. También un conserje un tanto misterioso y algún deportista que otro que vive en la residencia donde se producen los hechos. 



Y sí, el libro se lee perfectamente sin llegar a ser un “page turner” pero está muy entretenido todo el tiempo y en él hay mucho dialogo lo que facilita su lectura pero, aún así, no me gustó como pensaba que lo iba a hacer. Ya os decía al principio que no me ha hecho descubrir nada nuevo, ya que el mundo del dopaje no es ningún secreto y con ver algún programa en TV o leer algún medio que trate de este tema, te enteras de lo que se cuece, muchas veces, detrás de una medalla o de algún triunfo. Además, no tuvo la intriga que esperaba y el desenlace de la trama me dejó más fría que otra cosa. Otro fallo que le veo es el exceso de sexo, que creo que es innecesario la mayoría de las veces. Aún así no puedo decir que el libro no me haya gustado pero tampoco es el típico que vaya a recordar de por vida, precisamente. 


CONCLUSION:  
  
No digo que sea mala novela, ya que entretiene todo el tiempo, que es lo primero que pido cuando empiezo una lectura. Pero no fue lo que esperaba en cuanto a intriga o a descubrir algo que no sabía. Para mi gusto le falta más acción para mantener en vilo al lector en cuanto a la resolución del caso se refiere y sobra ese erotismo que en mi opinión no pintaba nada ahí. PASABLE.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...