lunes, 6 de febrero de 2017

Canción para hoy: Lo niego todo-Joaquín Sabina

Últimamente no me prodigo mucho por estos lares que digamos. Entre que mis lecturas son escasas y mi tiempo limitado y encima llevo 2 semanas con una gastroenteritis que volvió cuando no se había ni ido (todo por no seguir la dieta adecuada), lo cierto que por el blog casi ni entro.

Y mucho menos subo canciones, pero claro cuando llega tu cantautor de referencia (léase Joaquín Sabina) y después de estar casi 2 décadas sin sorprenderte con algo nuevo te muestra su nuevo tema y te hace darte cuenta de que no, que Sabina, todavía tiene cuerda para rato, te hace querer contarlo todo en el blog (y yo cuando lo cuento todo, lo cuento todo, ya sabéis…).

Su nueva canción se denomina Lo niego todo donde hace un resumen de toda su vida, citando todas sus etiquetas que le llevan poniendo, algunas ciertas, otras quién sabe… pero el caso que él lo niega todo…. Incluso la verdad. Muy en la línea de él, como no. 




El video-clip también me encanta. Trata de un casting para hacer, se supone, el musical de él mismo. Por ahí desfilan, entre otros, Leiva o Benjamín Prado, que tratan de hacer de él en sus diversas épocas. También encontramos guiños a canciones como Pacto entre caballeros o Y nos dieron las 10. Y sale mucha gente como sus propias hijas (Carmela es la que está en el tren leyendo el periódico que habla de él), Mara Barros (que le acompaña en sus giras desde hace años), la actriz Macarena García, Pancho Varona o Rikar Gil, actor que hace de regidor y a quien va dedicado el vídeo, al fallecer hace pocos días en un accidente de moto. (DEP).

Creo que como todo el disco sea igual que esta canción, va a tener razón el de Úbeda cuando le dijo a Risto que iba a ser un disco a la altura de 19 días y 500 noches. Y yo que decía que lo tenía todo hecho ya… Lo voy a tener que negar todo. 


Ni ángel con alas negras
Ni profeta del vicio
Ni héroe en las barricadas
Ni ocupa, ni esquirol
Ni rey de los suburbios
Ni flor del precipicio
Ni cantante de orquesta
Ni el Dylan español

Ni el abajo firmante
Ni vendedor de humo
Ni juglar del asfalto
Ni rojo de salón
Ni escondo la pasión
Ni la perfumo
Ni he quemado mis naves
Ni sé pedir perdón

Lo niego todo
Aquellos polvos y estos lodos,
Lo niego todo
Incluso la verdad

La leyenda del suicida
Y la del bala perdida
La del santo de oro
Si me cuentas mi vida,
Lo niego todo.


sábado, 7 de enero de 2017

Reseña de Mi Isla-Elisabet Benavent


Título: Mi Isla
Autora: Elisabet Benavent
Editorial: Suma de Letras
Nº de Páginas: 528
Año de Publicación: 2016


SINOPSIS: 

Maggie vive en una isla y regenta una casa de huéspedes…
Maggie tiene un huerto y casi siempre va descalza…
Maggie no quiere recordar por qué está allí; duele demasiado…
Maggie ha renunciado al amor y es complicado explicar los motivos…
hasta que conoce a Alejandro…
y la calma da paso a una tormenta de sensaciones…
y a la posibilidad de que tal vez sí se puede empezar de nuevo.


ELISABET BENAVENT, LA AUTORA:

Elisabet Benavent (Gandía, 1984) es Licenciada en Comunicación Audiovisual y completó sus estudios con un Máster en Comunicación y Arte en Madrid, ciudad en la que reside desde entonces.

Today Deal $50 Off : https://goo.gl/efW8Ef
Elísabet Benavent (Gandía, Valencia, 1984) es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Cardenal Herrera CEU de Valencia y máster en Comunicación y Arte por la Universidad Complutense de Madrid y en la actualidad trabaja en el Departamento de Comunicación de una multinacional. 





Su pasión es la escritura. Hace unos meses autopublicó En los zapatos de Valeria en Internet y reunió a un ejército de nuevos lectores que empezaron a interesarse y a hablar en redes sociales de las peripecias de Valeria y de sus amigas. El sueño de Elísabet era ver su novela en papel y se ha hecho realidad.


IMPRESIONES: 
 

Quienes me leéis asiduamente, sabréis que desde que leí la tetralogía de Valeria (de la que, en principio, me resistía a leerla) me hice incondicional a esta escritora de la que leo todo lo que escribe. Y quitando su trilogía más erótica, las demás no me decepcionaron en absoluto y cumplieron mis expectativas. 

Así que después de leer la bilogía de Martina (ambientada en el exquisito mundo de la Alta Cocina) me metí de lleno en la última que, de momento, tiene publicada: Mi Isla, que tanto por su título como por su portada puede inducir a pensar que se trata de una historia frívola para pasar las tardes de verano leyendo en la playa o en la piscina. Sin embargo, como os ya os contaré, no es así y, más bien se trata de su novela más seria. 
  
Mi Isla es una novela autoconclusiva que no pertenece a ninguna serie, ni bilogia ni nada por el estilo. La protagonista se llama Maggie y, después de dejar su Barcelona natal y su Madrid adoptivo donde ejercía de personal shopper y se codeaba con lo más selecto de la capital, decide montar una especie de pensión en una casa de una isla del Mediterráneo que le deja en herencia su abuela. Ahí vive una existencia casi anodina donde camina descalza por el pueblo y todo. Como veis, una vida alejada totalmente del ajetreo de la gran ciudad y de los tacones de Manolo Blahnik, a los que era tan asidua. 



Today Deal $50 Off : https://goo.gl/efW8Ef
Elisabet Benavent (Gandía, 1984) es Licenciada en Comunicación Audiovisual y completó sus estudios con un Máster en Comunicación y Arte en Madrid, ciudad en la que reside desde entonces.

Today Deal $50 Off : https://goo.gl/efW8Ef
Elisabet Benavent (Gandía, 1984) es Licenciada en Comunicación Audiovisual y completó sus estudios con un Máster en Comunicación y Arte en Madrid, ciudad en la que reside desde entonces.

Today Deal $50 Off : https://goo.gl/efW8Ef
 

Today Deal $50 Off : https://goo.gl/efW8Ef
 
Sin embargo, todo cambiará el día que aparece en la pensión un chico guapísimo llamado Alejandro y que trastocará sus planes totalmente. 

Poco a poco, iremos sabiendo más sobre la identidad del misterioso y atractivo Alejandro. Para mi gusto ha sido el gran personaje de la novela en todos los sentidos: bien dibujado, con una personalidad y vida de lo más atrayente y con un gran corazón en su interior. La relación entre Maggie y Alejandro es complicada desde que empieza, ya que él pertenece a un mundo donde es imposible vivir en una isla apartada de la civilización, prácticamente. Aún así, ella decide dejarlo todo por él y retomar su anterior vida ya sea en Madrid o donde sea. 


 
Pero la relación empieza a tambalear y no por Alejandro, como podría parecer aparentemente, sino por Maggie. De verdad, que en ocasiones me apetecía partirle la cara, os lo juro. Pero claro, todo tiene una explicación y es cuando la historia toma un cauce totalmente dramático (ya os decía al principio que de novela simple para el verano nada de nada). Los que habéis leído a esta escritora, sabréis que sus novelas beben de las fuentes del chic-lit con protagonistas femeninas ocupando selectos puestos de trabajo y hombres atractivos e interesantes. Pero también nos encontramos con historias con que nos podríamos encontrar en la vida real. Y eso es lo que más me gusta de estas novelas: que son veraces y con las que nos podemos identificar. 

Mi Isla está narrada en primera persona, normalmente por la propia Maggie. Algunos capítulos es Alejandro el encargado de narrar los hechos, lo que hace que le conozcamos mejor. Como os comentaba, Alejandro me ha encantado, pero no tanto por su atractivo físico imponente si no por su personalidad. Me ha parecido un ángel en todos los sentidos. 

Los personajes secundarios no se quedan atrás tampoco. Nuevamente, la protagonista tiene un grupo de amigas, pero esta vez son odiosas a más no poder. Sobre todo una, que para mi gusto le podía haber sacado más partido todavía de lo mala que puede llegar a ser (yo creo que no lo dio todo en la trama). Hay otra amiga, en cambio, que se llama Irene, que me gustó mucho ya que siempre la tiene cuando quiere y que la apoya en todo momento. También aparecen los padres y hermanos de ambos pero tienen menos protagonismo. 

Eso sí, hay un personaje secundario (o de reparto, que dirían los de la Academia de Cine) que me ha cautivado y que es Mercedes, una ancianita que vive en la isla y que se convierte en el paño de lágrimas de Maggie. Esa mujer que podría ser su madre o su abuela, casi, pero con la que se entiende de maravilla y la ayuda de verdad, no como alguna de sus amigas que son más de su edad y a veces te preguntas si no son sus enemigas más bien. Pero, ¿a quién no le pasó eso alguna vez en la vida?

En la historia aparecen ciudades como Madrid, Nueva York y algo de Barcelona. La isla donde vive Maggie y que tanta importancia tiene en el desarrollo de los hechos nunca sabremos qué isla es; sólo que está en el Mediterráneo y que no es una isla muy turística que digamos. No sé si la autora se referirá a una isla en concreto o será un producto de su imaginación. 



La novela está dividida en 5 partes y acaba con un epílogo, que yo creo que es como acaban todas las novelas de Elisabet Benavent y que tanto me gustan. La propia Maggie nos contará cómo acabó esa historia de amor tan complicada y atormentada que empezó en una isla, tan tranquila y tan sosegada (paradojas de la vida, ya veis). Y, en el trascurso de la historia, aparece el restaurante de Martina. De verdad, que me encantan que los escritores hagan guiños de sus anteriores novelas y hagan cruzar unos personajes con otros en algún momento. Y, quien sabe, si alguna vez nos encontraremos a Maggie o a Alejandro en las sucesivas historias que espero que vuelva a escribir Elisabet (ya os soplo -aunque no es ningún secreto- que dentro de nada aparecerá su próxima novela que va a dar lugar a una bilogía). 

 
CONCLUSION: 

Otra vez Elisabet Benavent (o Beta Coqueta) me ha conquistado. Me ha hecho meterme en la historia desde el minuto cero y en ningún momento me ha aburrido. Es más, esta novela he tardado mucho más de lo normal en acabarla (algo que odio ya que me hace perder el ritmo) y nunca me he sentido perdida ni con tentaciones de dejarla abandonada. Había días que ni la tocaba por falta de tiempo pero siempre que la cogía tenía la sensación de que eran unos amigos que me estaban esperando para contame qué les ocurría. Cuando acabé, sentía que los conocía de toda la vida y me pregunté qué que sería de ellos. Y, lo vuelvo a repetir, espero encontrármelos alguna vez, de nuevo, aunque sea sólo a través de un renglón. Así que, si queréis leer una historia no muy difícil de leer pero a la vez interesante y con unos personajes que te hacen sentir y vibrar, Mi Isla no te defraudará, os lo aseguro. MUY RECOMENDABLE.

 
 
















lunes, 2 de enero de 2017

Reseña XS: Martina en tierra firme-Elisabet Benavent

Hace meses que no subo una reseña. Bueno, ya no es que no suba una reseña, es que ni si quiera acabo un libro desde hace tiempo, así que es evidente mi ausencia en el blog. Todo es porque mi vida dio un giro inesperado hace 2 años y repercutió en mi afición lectora, como no. Empecé a tener menos tiempo y el poco que tenía, no lo podía emplear en leer como hubiera querido. Para colmo, cuando pensé que podía leer mucho más, había perdido el hábito y fue imposible recuperarlo como pretendía. 
  
Y ahora que me hallo recuperando hábitos anteriores por estas cosas que aprendí en Mindfulness (del que en otro momento os hablaré), quiero empezar a leer de nuevo. De momento estoy retomando el blog, que ya es un logro. Lo de leer me está costando algo más, no lo niego. Y, mirad que llevo meses con un libro que me está encantando, pero os contaré un pequeño defecto que tengo y que quiero controlar: soy adicta a las redes sociales. Yo soy de las que empieza con el móvil de aquí para allá y no puedo parar. Al final me dan las tantas y al final, no leí nada de nada, ya que el dichoso smarthphone ocupó todo mi tiempo. Así que, el propósito que me hago este año (que ya aviso que va a venir movidito y con novedades) es el de leer otra vez. ¿Lo conseguiré? Ya os iré contando... 

Y como el año pasado me quedó una reseña pendiente del último libro que logré acabar, os paso a contar en modo Reseña XS. Y bueno, ya sabéis aquello de “lo breve sin bueno 2 veces bueno”: 

 
Martina en tierra firme, como sabréis, es el segundo libro de la bilogia de Martina de la autora Elisabet Benavent, de la que soy ferviente seguidora desde que me cautivase a más no poder con su tetralogía de Valeria. El primer libro, Martina con vistas al mar me encantó, como no, así que no me pude resistir a leer el segundo. En la primera entrega, Martina se quedaba muy perdida, ya que su “Pablo Problemas” ya no era su novio pero sí su jefe. Pablo será el personaje que más evoluciona, sin duda. Sus amigas, Amalia y Sandra darán mucho juego también. Es un libro que no me decepcionó nada, como casi todo lo que leí de esta escritora. Nuevamente, logra describir unos personajes de manera magistral que te hacen adentrarte en sus historias como si fueran una parte tuya. Otra vez, cuando terminé con la saga, me daba la sensación de que me despedía de unos amigos a los que iba a echar mucho de menos. Eso sí, lo mejor fue el epílogo final. Esta vez, la autora se salió ya que fue apoteósico y de esos que te gustaría releer una y mil veces. Para colmo, aparecen unos personajes muy queridos para todos sus lectores y que yo creo que nos sacaron una sonrisa que otra. ¡Quién iba a decir cómo iban a aparecer y hasta que punto iban a tener que ver en el desenlace de la historia! Con este libro la saga de Martina queda cerrada y más que cerrada, aunque ya vi que su famoso restaurante aparece en Mi Isla, que es el libro que estoy leyendo ahora y que me está encantando también (y que espero acabarlo de una vez por todas).

Le voy a poner la máxima nota y espero estar aquí dentro de poco con la reseña de Mi Isla: será señal de que acabé... y de que estoy recuperando hábitos en mi vida. ¡¡¡FELIZ AÑO A TODOS!!!

jueves, 29 de diciembre de 2016

Recordando a: George Michael

El pasado día 26 nada más llegar las 12 de la noche y darme cuenta que ya tenía un año más, fui a abrir el Facebook y me encuentré con la noticia de que George Michael había muerto. La verdad, que no me lo podía ni creer, pero viendo la de pérdidas que hemos tenido en este año que ya acaba (a ver si se va de una vez ya), tampoco es de extañar tanto (no olvidemos que al día siguiente se fue Carrie Fisher, la princesa Leia de La Guera de las Galaxias).

Fue un duro momento y el día siguiente lo pasé casi entero escuchando sus canciones y leyendo en las redes sociales todas las condolencias que iba dejando la gente. 

No recuerdo muy bien cuál fue el primer momento que lo conocí, pero siempre lo relacionaré con mis 12-13 años, a finales de los 80, una época en la que empezaba a tener ídolos gracias a revistas como el Súper Pop (del que ahora dicen que fue el primer Facebook de la historia). De verdad, que creo que fui a una priviligiada, ya que aquellos años fueron, sin duda, los años dorados del Pop; cuando salieron grandes iconos como Michael Jackson, Madonna o el mismísimo George Michael, quien marcaría tendencias de todo tipo con aquel tupé, gafas de media luna, pendiente en forma de crucifijo, chupa de cuero y guitarra incluida. 






Y, quizá, por eso de ser un símbolo popero, no estuvo exento de polémica. Cuando empezó  a ser George Michael (antes estuvo en dúo del que luego os hablaré) protagonizó uno de los vídeo-clips más polémicos de la historia de la música y que llegó a estar prohibido en Reino Unido y Estados Unidos (al menos no lo emitían en horario diurno) pero que en España (que por esa época se vivía una reciente democracia con muchas libertades) se vio sin ningún problema. El vídeo pertenecía a la canción I want your sex  y tanto la letra como las imágenes contienen un alto contenido sexual. Como curiosidad, os cuento, que las piernas que aparecen al principio del vídeo pertenecen a una modelo asturiana llamada Gloria Martínez: 




Esta canción pertenece al álbum Faith del año 1987, bendito año musicalmente hablando. La canción del mismo nombre que el disco también es antología del Pop y el vídeo, ya sin polémica, pertence ya a la cultura popular. Por cierto, que al principio de la canción suena el I want your sex. 

Aunque yo lo conocí por esta época, su fama ya había empezado unos años atrás con el grupo Wham! pero yo, que andaría en la luna de Valencia en cuanto a música se refiere, no lo conocía. Pero también fue en el año 1987 cuando escuché por primera vez el que es el gran éxito del grupo: el archiconocido Wake me up before you go-go. Recuerdo que lo bailaban unas chicas de mi colegio para la función de final de curso. Yo ni sabía que ahí estaba George Michael. Y, quién sabe: igual ni sabía todavía quién era él... 




Cuando llegaron los 90, el vídeo de Freedom se convirtió en una autentica pasarela de moda, ya que en él aparecían Top models como Linda Evangelista, Cindy Crawford o Naomi Campbell, quienes en esa década se hicieron las dueñas de mundo en muchos sentidos: 





En el año 1998, la polémica le volvió a acompañar. Esta vez tuvo un incidente con un policia que le hacía insinuaciones y que, al final, le tendió una trampa tras la que fue detenido. En ese momento se produjo su "salida del armario" y decidió sacar rentabilidad a lo que le había ocurrido grabando el vídeo-clip de Outside. Luego el policia en cuestión decidió demandarlo, pero perdió el juicio. Buena venganza, sin duda: 

Recuerdo que cuando estuve en UK  escuchaba mucho una canción que cantó junto a Elton John: Don't Let The Sun Go Down On Me



Y, qué cosas, él que cantó con su grupo Wham! una de las canciones navideñas más famosas titulada Last Christmas, nos dijo adiós un 25 de Diciembre, día de Navidad. Fueron sus "last Christmas". Casualmente el pasado día 22 pasaba por un instituto de mi ciudad donde estaban celebrando el último día de clase y se oía por una ventana esta famosa canción. Pensé que cómo las nuevas generaciones seguían escuchándola... Y es que las buenas canciones nunca mueren. Hasta siempre, George. Marcaste una época y nunca te olvideramos. D.E.P. 

 

martes, 22 de noviembre de 2016

Doce Hombres sin Piedad, Gustavo Pérez Puig

Doce hombres sin piedad fue un Estudio 1 que hizo TVE hace muchos años de un clásico del cine americano del mismo nombre. Para los que no sepáis lo que eran los Estudios 1, os aclaro que eran obras teatrales que se hacían en los platós de TVE, donde intervenían los grandes actores del teatro del momento. Yo oí hablar mucho de ellos y, quién sabe si no vi alguno que otro, ya que cuando se dejaron de emitir yo contaba con 9 años de edad; pero la verdad, que tampoco es una de las cosas que más recuerdo de la tele de mi infancia. 


Como de vez en cuando (y no con demasiada frecuencia, precisamente) repiten algún Estudio 1 que otro por TVE, vi éste de Doce hombres sin piedad, que me encantó, sin duda. Ya había visto la peli, así que tuve la oportunidad de poder ver los 2 productos y disfrutar con ellos. No recuerdo ni cuándo los vi (quiero recordar que vi ambos por la misma época) pero son de esas cosas que ves y que te quedan grabadas para siempre. Sobre todo la versión española, ya que conocía a la mayoría de los actores y así, me identifiqué mucho mejor con los personajes. 

Y, por estas cosas de la vida, hace unos días tuve la ocasión de volver a ver el Estudio 1 de este grandísimo y genial clásico. Todo fue porque estoy estudiando Habilidades Sociales donde vemos cómo funciona un grupo y esta película es un imprescindible (o un must como se dice ahora) cuando se estudia Psicología de grupos, ya que se ve claramente lo que es un grupo en todos los sentidos: quién es el líder, qué rol ocupan cada uno de sus miembros, cómo se relacionan entre ellos... Supongo que también será de gran interés para abogados, jueces y todo lo que tenga que ver con el mundo jurídico, puesto que trata de un jurado popular. Además, es un caso, donde parece ser que la investigación dejó mucho que desear.

El jurado lo forman 12 hombres (no había mujeres de aquella) muy diferentes entre sí, que no se conocen de nada y de los que nunca sabremos sus nombres (los conoceremos por el número de jurado que son). Tienen que dar el veredicto de inocencia o culpabilidad a un joven que es acusado de asesinar a su padre. Todo parece indicar que es culpable, pero cuando empiezan a tirar de la madeja... Ya os aviso de que puede haber algún spoiler que otro en la reseña, pero también es verdad que, en mi opinión, en esta película no pasa nada si sabemos más de la cuenta, ya que lo mejor, para mi gusto, es la interpretación de los actores, que dieron una lección magistral de representación teatral en todos los sentidos. Son de esas piezas que te hacen disfrutar, sin duda.  

Esta versión de la que voy a hablar fue dirigida por Gustavo Pérez Puig y para ello se rodeó de 12 los mejores actores de aquella época (fue en 1973) que al nombrarlos es como si diéramos una alineación de un “dream team” de los actores españoles del Siglo XX. De los 12 sólo queda uno, pero a muchos los recordaréis por haber trabajado asiduamente en la tele, cine o teatro o si no a ellos mismos, a alguno de sus descendientes, ya que, en algún caso, los hijos o incluso los nietos han seguido sus pasos.  


ARGUMENTO: 

La película empieza con una sala donde hay una mesa larga con 12 sillas y un policía que está ordenándola. Por una altavoz se oye la voz de un juez que pide al jurado popular que tiene dar un veredicto unánime ante un caso de asesinato de un chico joven que parece ser que mató a su padre. En el caso de no llegar a un acuerdo, tendrían que llamar a otro jurado. La sentencia de culpabilidad le llevaría al joven a la cámara de gas, por la que la responsabilidad de los hombres es mucha. 


A continuación llegan los 12 miembros que pasan a la sala. Como os decía al principio, nunca conoceremos cómo se llaman y serán el Jurado 1, el 2, el 3... así hasta el 12. En la sala hace mucho calor (no recomiendo ver esta película en verano ya que la atmósfera puede llegar a ser muy agobiante) y tras tomar sitio deciden votar a mano alzada lo que les parece. Todos votan culpable menos 1 (el jurado número 8) ya que no acabó de ver muy claro que lo fuera y, ante la duda y viendo cómo sería su final, decide darle un margen de confianza. Todos se le echan encima pero él empieza a analizar todos los puntos claves de la investigación y trata de convencerlos uno por uno a los 11 restantes de que nada era tan obvio como parecía en principio. 


Para hablaros mejor del argumento, voy a hacerlo a través de sus 12 componentes:  
  

- Jurado Número 1 (Jesús Puente): Es el presidente del jurado pero su papel pasa bastante desapercibido, en parte, ya que casi no interviene en las discusiones y se limitará, prácticamente a decir su veredicto. Jesús Puente protagonizó infinitas películas y obras de teatro, pero los de la Generación E.G.B lo recordaremos, sobre todo, por presentar programas de TV como Su media naranja o Lo que necesitas es amor
 
 
 - Jurado Número 2 (Pedro Osinaga): Interviene poco y no será nada polémico. Es el único actor de los 12 que sigue vivo y al que recuerdo por presentar un programa en TVE cuando era pequeña. También lo vi haciendo teatro, ya que es un imprescindible de nuestras tablas. 





- Jurado Número 3 (José Bódalo): Es uno de los protagonistas, ya que se tomará el caso como algo personal ya que tiene un problema familiar que se lo hará recordar. Para él es culpable de todas, todas y nada ni nadie le hará cambiar. José Bódalo falleció en 1985 y era un asiduo de los Estudios 1 y del teatro de aquella época. Fue considerado como uno de los grandes actores españoles de todos los tiempos. Aquí hace de un hombre cabezón, de fuerte carácter y con un drama a sus espaldas que poco a poco iremos conociendo. 


- Jurado Número 4 (Luis Prendes): Es un hombre tranquilo que no se sobresalta por nada y ni si quiera suda en un sala donde hace un calor horroroso. Casi de casualidad será el que dará la clave con el testimonio de un testigo. Luis Prendes también hizo teatro y Estudios 1 y era hermano de Mari Carmen Prendes, a la que recuerdo en el cine y en series de TV.  

 

- Jurado Número 5 (Manuel Alexandre): Es un hombre afable que, como el presunto asesino, también vivió en un barrio conflictivo cuando era pequeño, lo que le hará comprender mejor al muchacho y darse cuenta de lo que puede pasar por su mente. A este actor muchos lo recordaremos por ser Don Matías, aquel profesor entrañable de las películas de Parchís. También intervino, entre otras, en Amanece que no es poco y ¿Y tú quién eres? (con la que lloré al final como una bendita). 


- Jurado Número 6 (Antonio Casal): Es un obrero con la autoestima un poco baja que no está acostumbrado a tomar decisiones. Es padre de María Casal, conocida actriz que salió en series como Hospital Central o Lo que se avecina

 

Jurado Número 7 (Sancho Gracia): Será uno de los miembros con más protagonismo, ya que interviene casi todo el tiempo. Desde el principio tiene claro que él lo que quiere es llegar a un acuerdo cuanto antes ya que lo que de verdad le importa es ir al partido de béisbol que se juega esa noche en su ciudad. Es el típico “tocapelotas” que lo que hace es incordiar todo el tiempo ya que, en realidad, no le interesa nada ese caso. Sancho Gracia no necesita casi ni presentación ya que fue uno de los mejores actores de los últimos tiempos y que pasó a la historia, sobre todo, por su papel en Curro Jiménez, una de las series más recordadas de TVE. También lo recuerdo por sus papeles en La Comunidad o haciendo de El Jarabo en La Huella del Crimen. Ahora es su hijo, Rodolfo Sancho, el que sigue sus pasos y que ha tenido enorme éxito en series como Isabel (haciendo de Fernando, El Católico) o El ministerio del tiempo (que está llamada a pasar a la historia de las series como en su día lo hizo Curro Jiménez ). 








- Jurado Número 8 (José María Rodero): Este es el miembro que tiene más protagonismo y, además, fue el que más me gustó de todos, por lo que va a ser del que más voy a hablar. Es el primero que dice que es inocente ya que a él no le quedó nada clara la reconstrucción de los hechos que parecía indicar que el acusado era culpable sin lugar a dudas. Es un hombre algo frío, responsable y de ideas fijas y como es el único que dice, al principio, que no es culpable, eso le conllevará ser la “oveja negra” del grupo. Sin embargo, lejos de dejarse llevar por la mayoría decide analizar minuciosamente cómo fueron los hechos (o al menos cómo se dijeron que fueron). Enseguida, se empieza a poner en duda el testimonio del testigo que vive en el piso de arriba del asesinado. Tampoco parece fiable cómo clavó la navaja el joven y, aunque su coartada tenía flecos sueltos, para este jurado, eso no es motivo para que no fuera verdad. Poco a poco, va convenciendo al resto de miembros ya que empieza a quedar claro que la investigación fue de lo más chapucera. De verdad que el actor me encantó desde el principio y lo bueno de todo es que no sabía ni quién era y cuando vi que era José María Rodero entendí porque siempre será uno de los mejores actores españoles de todos los tiempos. Fue un actor que no sé si vi ya que cuando murió (en 1991) yo era todavía muy joven y se me escapó y si lo vi alguna vez no lo recuerdo. Sólo me acuerdo de su muerte y de cómo lo alabaron en todos los sitios, así que el hecho de no reconocerlo fue mejor para que mi valoración sea totalmente limpia, ya que si ya sé de antemano quién es y que tenía fama de ser el mejor, quizá me hubiera dejado llevar más por su fama. Es un actor que se come la pantalla y que, al menos aquí, dio una lección de interpretación en todos los sentidos. No digo que se comiera a sus compañeros, ya que todos están a su altura, pero que él fuera el protagonista hizo que saliera en casi todos los planos de la película y que su intervención fuera totalmente inolvidable.  Por cierto, que José María Rodero nació el mismo día que yo (un 26 de diciembre) pero algunos años más atrás, claro. No sé a vosotros, pero cuando veo que un famoso nació el mismo día que yo, hace que me sienta más identificada con él.  

- Jurado 9 (Carlos Lemos): No es de los que más intervienen pero sus testimonios serán de vital importancia. Enseguida se une al jurado número 8 y apuesta por la inocencia del acusado. Al final será el que de con la última clave para que quede todo claro. Carlos Lemos fue hijo y nieto de actores y según leí en wikipedia hizo innumerables obras de teatro. Su hermana, Lola Lemos, fue una conocida actriz, que vi en la la serie de El Fary, Menudo es mi padre, que hace años echaban en Antena 3.  



- Jurado 10 (Ismael Merlo): Tiene mucho protagonismo y se dejará llevar, sobre todo, por los prejuicios, ya que el acusado procede de un barrio marginal y para él, está todo dicho sobre el susodicho. Tiene un fuerte constipado lo que unido al excesivo calor que hace en la sala (luego os hablaré de ello) hace que esté todo el tiempo con el pañuelo y de muy mal humor en todos los sentidos. Es bastante maleducado e insoportable y muchas veces acude a la violencia si no le gusta algo. Ismael Merlo murió siendo yo pequeña, así que tampoco pude disfrutar de él. Como todos sus compañeros hizo muchas obras de teatro y también cine y TV. Su hija, Luisa Merlo, también es actriz (recientemente la vi en Aquí no hay quién viva) y, por tanto, es abuelo de Amparo Larrañaga y de Luis Merlo (el inolvidable Mauri de Aquí no hay quién viva, donde la que hace de su madre es, precisamente, su madre real).  


- Jurado 11 (Fernando Delgado): Es un personaje que me encantó, ya que, aunque no interviene demasiado, siempre que lo hace es para, de una forma pausada, dar su opinión de una manera totalmente sensata. Fernando Delgado, a parte de hacer teatro, también intervino en películas como Plácido o en series como Colegio Mayor (que ya nadie recuerda, desgraciadamente) u Hostal Royal Manzanares


- Jurado 12 (Rafael Alonso): Es el típico miembro que anda algo abstraído y a su bola y cambia de opinión varías veces. Este actor, aparte de hacer teatro, intervino en películas como Amanece que no es poco (ya película de culto, como no), La escopeta nacional o El abuelo, que fue su última película, ya que falleció a los pocos meses ganado el Goya a título póstumo. También en series como Hostal Royal Manzanares y otras de los años 80 como Su media naranja, que no fueron muy recordadas.  



OPINION PERSONAL:  

Es evidente que esta obra me encanta, tanto la película como el recordado Estudio 1, que supongo que en España se ha visto más que la película original, que también me gustó, lo que pasa que la tengo muy olvidada, ya que, como os decía al principio, la versión española se me grabó más al ser interpretada por actores que conocía (aunque por razones de edad, no los había visto a todos actuar). 

No sé muy bien en qué se inspiró el guionista para escribir esta historia pero tiene pinta de que sabía de Psicología de grupos, ya que están todos los roles representados (el líder, el reductor de tensiones, el armonizador, el que organiza, el pasivo,el manipulador, el alentador...) y además se ve claramente la evolución de un grupo de personas. De hecho, como os comentaba al principio, todo el mundo que estudia sobre este tema, la tiene que ver sí o sí. 

El hecho de haberse rodeado el director de los mejores actores de aquella época, hace que te metas en la acción sin ni si quiera notarlo. Llega un momento en que piensas que estás dentro de esa agobiante sala donde sólo pueden calmar su sed con un poco de agua y en donde ni si quiera hay un ventilador en condiciones. Reitero lo de no ver la película con mucho calor ya que empatizaríamos demasiado con los personajes. 

Y, por supuesto, es de enorme interés para todas las personas que tengan que ver con el mundo del derecho al tratarse de un Jurado Popular. En este sentido sólo conozco este tipo de jurados por una novela llamada El Jurado de John Grisham que leí hace ya tiempo y que mientras lo leía rezaba para no tener que pertenecer nunca a ninguno ya que me pareció de lo más aburrido y de lo más agobiante (en esta película también me lo pareció con aquella aséptica sala y ese calor axfisiante). Hasta donde llego, me da que ahora los jurados funcionan de manera diferente, ya que aquí parecer ser que los miembros no estaban recluidos y podían salir a la calle mientras el juicio tenía lugar.  




 


Toda la acción de la película transcurre en la sala donde los miembros se sientan a deliberar y en 1 ó 2 secuencias veremos el baño, que es donde acuden a descansar y a cambiar alguna impresión que otra. A través de los 12 componentes, iremos conociendo cómo fueron los hechos a modo de rompecabezas. No se puede decir que sea un thriller ya que para eso necesitaría más acción, pero al final se logra este efecto, dado el interés que tiene y como poco a poco se va desmontando lo que parecía que estaba montado... Si fuera un novela, sería muy interesante, no creáis que no lo pensé: que a través de los diálogos de los personajes, el lector fuera conociendo los entresijos de la trama. Sería una novela de esas que te bebes en un par de sentadas, sin duda. 
 
 
EL JURADO: VERSION ESPAÑOLA TEATRAL: 
 
Y, por cosas de la vida, en mi ciudad unos días después hubo una representación teatral que está girando por todos los teatros de España y que está basada en esta película. En ella aparecen actores muy conocidos por el público como son: Canco Rodríguez (que actualmente concursa en Tu Cara Me Suena ), Víctor Clavijo, Isabel Ordaz o Pepón Nieto. Aquí el veredicto gira en torno a un político acusado de corrupción ¿os suena de algo? Me dio mucha pena no poder ir pero según leí, la mesa iba girando todo el tiempo para que el público pudiera ver a todos los personajes y que en la obra aparecen roles muy actuales en este país como un fanático del fútbol, una emigrante o una limpiadora con un hijo en paro.


 

 CONCLUSION: 

Ni que decir tiene que recomiendo esta joya sin dudarlo y, además, es fácil, ya que el vídeo está disponible en You-Tube y en la página de RTVE. Sé de gente que tiene miedo, ya que es en blanco y negro (lo que puede dar equivoco a que el producto es aburrido) y muchos actores no son conocidos por haberse ido hace tiempo, pero luego a todo el mundo le encanta. Es una auténtica pieza de museo con elenco de actores irrepetible y que no decepciona a nadie. IMPRESCINDIBLE.
 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...